Nuestra dieta influye todavía más de lo que se pensaba en la aparición de la caries.